Buscar
09:45h. martes, 20 de octubre de 2020

PERFIL CIUDADANO Economista Teresita Filomena Castanier Muñoz.

OCUPACIÓN ACTUAL: Jefe de Agencia del Banco de Guayaquil en Azogues.

¿Una reseña sobre su vida? 
Hace 56 años nací en Azogues, mis padres fueron el Dr. Víctor Homero Castanier Crespo y la educadora, Teresita Muñoz Falconí, ambos ya fallecidos. Soy la última hija de 5 hermanos (una hermana fallecida). 
 

Economista Teresita Filomena Castanier Muñoz.
Economista Teresita Filomena Castanier Muñoz.
¿Dónde estudió la primaria y secundaria?
Mis estudios primarios y el ciclo básico los realicé en el colegio La Providencia, de Azogues, y desde cuarto curso, estudié en los Sagrados Corazones de Cuenca, donde me gradué a los 17 años.
¿Su preparación académica? 
A los 18 años, cuando laboraba como profesora de Matemáticas en el colegio Juan Bautista Vázquez, ingresé a estudiar en la Universidad Católica de Cuenca, la carrera de Economía. Cuando egresé me llamaron a laborar en el Banco del Austro. 
¿Algún recuerdo o experiencia de la niñez o juventud? 
Uno de los momentos más difíciles fue la muerte de mi padre, Homero Castanier Crespo, de quien lleva el nombre el hospital de Azogues, un médico ejemplar. Ese tiempo tenía 11 años de edad, fueron momentos difíciles para mi madre y mis hermanos, fue muy duro perder a mi padre, quien entonces laboraba como director médico del Hospital 3 de Noviembre, el cual funcionaba en el edificio actual del Comando de Policía de Azogues. Recuerdo que en ese tiempo mi padre visitaba a los pacientes en sus domicilios, llevaba las medicinas en su portafolio. Fue un médico apasionado por su profesión. 
Para mi madre fue difícil sobrellevar la pérdida de su esposo, sin embargo, pudo hacernos estudiar y que todos salgamos adelante. 
Háblenos de su vida profesional
Luego de graduada en el colegio Sagrados Corazones, contraje matrimonio con René Izquierdo de Bonadona, inicié la etapa como profesora de Matemáticas en el colegio Juan B. Vázquez y a la par estudiaba Economía. En el colegio pasé unos 9 años; en ese entonces Efraín Crespo era rector del colegio. Cuando egresé en la Universidad, me llaman a laborar como Oficial de crédito en el Banco del Austro,  luego asumí el cargo de Jefa de agencia, en este entonces el banco estaba ubicado frente al mercado Bartolomé Serrano, y el gerente era Don Polibio Romero. Allí trabajé 7 años, y con esa experiencia, directivos del Banco de Guayaquil me llamaron a laborar como Jefa de agencia en 1999. En el cargo estuve un año y renuncié, por la difícil situación que atravesaba el país por el Feriado Bancario y, en el 2000, tuve que viajar a vivir en Estados Unidos, con mi familia. 
En el 2006 regreso a Azogues con mi esposo y mis 3 hijos, al realizar unos trámites en el Banco de Guayaquil, nuevamente me llaman a laborar como Jefa de agencia. En esta segunda etapa estoy por cumplir 14 años. 
¿Cuál es su plato o comida favorita? 
En casa la lasaña, y cuando salgo a comer, mi afición es la tradicional fritada y las cascaritas, acudiendo a “cuchilandia” o a los locales de comida cerca de Biblián. 
¿Practica algún deporte o alguna afición?
En la época del colegio, la universidad y como docente, practicaba baloncesto, este deporte me gusta mucho. Actualmente, los fines de semana junto a mi esposo, salimos a caminar, como una manera de recreación. 
¿Háganos una síntesis sobre su familia? 
Mi familia está formada por mi esposo René Izquierdo de Bonadona, nacido en Chile y de origen ascendente azogueño, con quien he procreado 3 hijos: René Mauricio, Juan Felipe y Carolina de la Nube. Mi mayor felicidad son mis 6 nietos, y pronto tendré uno más que está por nacer en Estados Unidos. Mis hermanos Juan, Homero y Victoria son mi apoyo incondicional.
¿Qué significa para usted el Banco de Guayaquil? 
Es mi segundo hogar, llevo cerca de 15 años seguidos en esta institución, los directivos me han tratado muy bien, hay un ambiente laboral muy bonito entre los trabajadores. Considero que laboro en una institución muy buena. Pienso que con este trabajo puedo cristalizar sueños de muchas familias, cuando se les otorga créditos de vivienda o de consumo, es algo que a uno le llena de alegría. Mi labor como jefe de agencia es dura, es un compromiso, me ha tocado aprender sobre las nuevas tecnologías y acoplarme al nuevo mundo de la comunicación. 
No puedo olvidar al Banco del Austro, porque fue mi escuela y donde aprendí mucho. 
Ud. viajó a EE.UU., ¿cómo fue su vida en ese país?
En el año 2000 el país atravesaba una situación económica muy fuerte, por el feriado bancario, razón por la cual decidí viajar con mis hijos menores, para reencontrarme con mi esposo y mi hijo mayor, quienes ya habían viajado antes a ese país, vivían en el condado de Queens-N.Y. En este país laboré como niñera y mi esposo con mi hijo en un parqueadero. Fueron años muy bonitos, allí estudiaron y se graduaron Juan Felipe y Carolina de la Nube. Siempre fuimos con la idea en firme de cumplir nuestras metas y regresar a la ciudad, es así, que, a los 6 años de trabajar, decidimos retornar a Azogues, y claro, con una familia más numerosa, por cuanto mi hijo mayor también había contraído matrimonio. Al llegar a la ciudad, años después, mi hijo mayor con el dinero que había ahorrado, decidió emprender nuevos proyectos, actualmente es propietario de Comercial Salinas y Casa Salinas. Mi segundo hijo Juan Felipe, junto con mi esposo, con el dinero reunido, decidieron implementar una lavadora de vehículos en la ciudad. 
¿Qué percepción tiene sobre la situación actual del país?
La situación del país es complicada, pero no es razón suficiente para no buscar salir adelante, creo que hace falta ser emprendedores y propositivos, y no esperar ser dependientes de trabajos en instituciones del Estado. Hace falta en el país y en nuestra provincia, iniciativa, nuevos emprendedores que implementen microempresas, nuevos negocios y ofrezcan empleos a su gente. También existe falta de incentivos de parte del Estado al pequeño, mediano y grande empresario, para reactivar la economía. Si bien nos han sostenido las remesas, creo que son mal invertidas, no debemos solamente adquirir bienes, sino invertir, hacer producir ese dinero con nuevos negocios. 
¿Qué opina de la labor de las autoridades de Azogues y la provincia?
Pienso que las autoridades están cumpliendo, creo que existe un compromiso con la ciudadanía de parte del alcalde de Azogues y el prefecto de la provincia. Las obras veo que se van ejecutando de a poco. Estoy de acuerdo con la labor que están cumpliendo. 
¿Qué representa para usted descender de una familia de políticos? 
Mi padre Homero Castanier Crespo fue político, en su época fue diputado 5 periodos, mis hermanos Homero y Juan Castanier Muñoz, también ocuparon cargos políticos, ahora mi sobrino Homero Castanier Jaramillo, es asambleísta por la provincia. Es una situación bonita, un orgullo saber que son electos como autoridades, pero también es mucha responsabilidad; como familia siempre les apoyamos para que realicen una buena gestión, apegados a la verdad, la justicia y a las sugerencias y exigencias del pueblo que los eligió. 
Un mensaje para los lectores de Heraldo del Cañar
Heraldo del Cañar es un referente de la comunicación en el cantón Azogues y la provincia, un Medio de Comunicación que informa, educa y entretiene, hago un llamado a la ciudadanía: que no dejemos de leer, porque es una forma de auto educarnos. Debemos mantenernos informados de los hechos relevantes de nuestra ciudad y provincia; aún del país y del mundo, y qué mejor manera si lo hacemos a través de El Heraldo. (O)