Buscar
08:25h. miércoles, 05 de agosto de 2020

PERFIL CIUDADANO Dr. Eduardo Crespo Román

OCUPACIÓN ACTUAL: Abogado en libre ejercicio profesional. 

Una reseña de su vida
Nací en el maravilloso cantón Biblián, mis padres fueron don Francisco Crespo Trelles (+), docente por muchos años en varias escuelas de este cantón, y mi madre doña Obdulia Román Pesántez, quien actualmente tiene 96 años y goza de buena salud.  A los 5 años de edad, mis padres deciden mudarse a vivir en Azogues, desde entonces, soy un azogueño de corazón, aquí han nacido mis hijos y nietos. 
 

Dr. Eduardo Crespo Román.
Dr. Eduardo Crespo Román.
¿Dónde estudió la primaria y secundaria?
Mi primera infancia pasé en Biblián, a los 6 años de edad, ingresé a la escuela “José Belisario Pacheco”, de Azogues y luego al colegio “Juan Bautista Vázquez”.
Su preparación académica
Luego graduado en el colegio Juan B. Vázquez, ingreso a la Universidad de Cuenca, donde me incorporé como Abogado de los Tribunales de Justicia y Doctor en Jurisprudencia. También estudié hasta los últimos ciclos de la facultad de Filosofía, en la misma universidad.  Hace pocos años obtuve una especialización en Derecho Penal por la Universidad de los Andes (UniAndes). 
Háblenos de su vida profesional
A los pocos años de haber obtenido el título universitario, me incorporo a la docencia, por tres años en el “Colegio Franciscano”, luego por más de 20 años en el Colegio Técnico “Luis Rogerio González” y, por un lapso de 4 años, en la extinta Universidad “José Peralta” . 
Dentro de la actividad cultural, ocupé por 3 periodos los cargos de presidente de la Casa de la Cultura del Cañar, donde cumplí con aportes importantes como la creación de la Extensión del Núcleo en Cañar y la construcción del edificio; la implementación del Museo Etnográfico Regional; el proyecto investigación y puesta en valor de los más importantes sitios arqueológicos de la provincia Cañari-Inca, entre ellos los vestigios de Culebrillas, Coyoctor, Cojitambo y Zhin; la realización de la primera edición de la fiesta del maíz en Cojitambo, además de la nominación de la editorial de la Casa de la Cultura con el nombre de “Alfonso María Arce”,  destacado escritor y periodista de la provincia, precursor del periódico “El Carácter”, el primero en el Cañar. 
También formé parte del Consejo Ejecutivo de la Matriz de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y por ende me correspondía ser parte del Instituto Nacional de Patrimonio, donde se impulsó el proyecto andino de investigación y puesta en valor del Qhapac Ñan, especialmente dos segmentos especiales en Ingapirca y Cojitambo, lamentablemente, después de ejecutado el proyecto no hemos encontrado ningún beneficio para la provincia. 
En todos los años de labores de servicio público he mezclado mis actividades con mi labor como abogado en libre ejercicio. Actualmente estoy jubilado y desde mi oficina en el centro de la ciudad ofrezco mis servicios a la ciudadanía. 
¿Su afición por el Periodismo?
Esto de leer para escribir lo aprendí de mi madre, quien fue mi primera maestra, luego de mi abuela paterna doña Eufrasia Trelles Flores, una de las primeras profesoras de primaria de la provincia, quien tenía gran vocación para enseñar a la niñez. De allí nace entonces, el gusto por escribir. Por alrededor de 20 colaboro con semanario Heraldo del Cañar, como editorialista y en la revista (trimestral) nacional de arte “CulturisArte”, desde hace 4 años soy subdirector. 
Junto a otros artistas, periodistas y escritores soy parte del colectivo “Cuchara de Palo”, el cual tiene como objetivo fundamental impulsar las actividades culturales en la provincia. 
¿Opine sobre la gastronomía de la provincia? 
Muchos consideran las “cascaritas” como un plato típico de Azogues y la provincia, sin embargo, no tiene relación con nuestra cultura y nuestra gente, sino más bien, el cuy con papas es el plato de nuestras raíces, es por eso que se debe buscar nuevas y políticas formas para que esta comida tradicional se conserve y se sirva en las mesas de nuestras familias y en los restaurantes. 
Una síntesis sobre su familia
Mi familia está formada por mi esposa Marisol Vicuña Vintimilla, con ella he procreado mis 3 hijos: María Caridad, Lenin Eduardo y Sofía. Mi felicidad son mis 4 nietos, con quienes convivo todos los días. Mi mayor alegría es mi madre que todavía me acompaña a sus 96 años, y mis hermanos que son mi apoyo incondicional. 
¿Qué percepción tiene sobre la situación actual del país?
La situación del país es difícil, de preocupación, sobre todo por el desempleo, una de las políticas para superar la crisis económica es el despido masivo y con ello más jóvenes profesionales, están en la desocupación. Considero que la reducción del tamaño del Estado, no debe macarse en el despido de servidores sino en la reducción drástica y sustancial de los gastos estatales excesivos y la reducción de sueldos de funcionarios que ocupan grandes cargos. 
¿Sobre Azogues y la provincia?
Pienso que las autoridades están cumpliendo con optimismo, creo que hay ese compromiso de trabajar, que debemos sumarnos a esa labor, debe existir corresponsabilidad de la gente para apoyar la gestión. Debemos olvidar ya, el criterio negativo de que “no hacen nada” y más bien apoyar con optimismo y empeño. 
¿Cuáles son sus expectativas para el futuro?
Esta en marcha muy avanzada la Biografía comentada de la historia de la provincia, con la recopilación de los 100 mejores libros de los escritores del Cañar, y que fueron editados en la Casa de la Cultura. Aspiramos concluir este año. La obra estará compuesta de dos partes, el primer tomo como memoria cultural y el segundo tomo con la biografía de la historia de la provincia. 
Un mensaje para los lectores de Heraldo del Cañar
El Heraldo es un testimonio y memoria de la vida colectiva y de las familias del Cañar. Desde su fundador el doctor Luis Carpio y sus actuales directivos, es uno de los mayores esfuerzos del periodismo de la provincia para la convocatoria colectiva y construcción social, y de proponer para el futuro, nuevos espacios de desarrollo humano, y constituir desde el inicio un espacio público de debate de libertad y libertades. (I) (PDV)