Buscar
08:23h. domingo, 27 de septiembre de 2020

PERFIL CIUDADANO Lcdo. Fausto Edmundo Ochoa Palacios

OCUPACIÓN ACTUAL: Jubilado.

¿Cómo es Fausto Ochoa en su vida privada?
Nací en la parroquia General Morales, el 21 de noviembre de 1952, mientras mi padre se desempeñaba como Director de la escuela del lugar. Me he desempeñado desde maestro de escuela primaria, de Instituto Superior Pedagógico, Profesor y Coordinador de la Universidad Católica de Cuenca, por 20 años. Fui coordinador de la Universidad Técnica Particular de Loja por 10 años; finalmente, me desempeñé como Director Provincial de Educación en el año 2006-2007 y como Rector del Instituto Superior Pedagógico Luis Cordero, de Azogues, en calidad de contratado por la SENESCYT desde el 2013 al 2016. Actualmente disfruto de mi jubilación.
 

Lcdo. Fausto Ochoa.
Lcdo. Fausto Ochoa.
Cuéntenos algún recuerdo de su niñez o de su juventud
Un recuerdo que siempre añoro, es que el Ministerio de Educación cuando cursaba el quinto grado en la Escuela de General Morales, organizó y participé en el campeonato de Vóley llegando a ser campeones, ganando a la Martínez Andrade, a la Simón Bolívar, y a las escuela de Suscal y El Tambo. 
¿Practica algún deporte o tiene alguna afición?
Me dedico a un hobby: mis mascotas, 5 perritos, me gusta disfrutar de la buena música con la rokola que tengo en mi casa, especialmente la música de Julio Jaramillo, Segundo Rosero, baladas, música tropical que la disfruto todos los días. De igual manera, me dedico a sembrar frutales en unos terreniutos que poseo, es la manera de mantenerme activo, por mi salud. Además me gusta escribir.
Señale algún plato especial o comida preferida
No tengo mucha preferencia por un plato determinado, cuando viajo a la costa mi preferencia es el encebollado, y durante las fiestas navideñas me gusta compartir con mi familia el tradicional pavo.
Háganos una síntesis sobre su familia
La familia es lo más hermoso que Dios nos ha dado, acostumbro los días domingos invitar junto con mi esposa, a todos mis hijos, nietos , alrededor de 20 personas. Tengo 4 hijos, todos profesionales, y por lo tanto el hecho de reunirnos una vez a la semana, es muy importante.
¿Qué es lo que más le molesta?
La impuntualidad, en todo sentido, que es algo que los ecuatorianos debem os cambiar, aprendiendo a otros países.
¿Qué percepción tiene sobre la situación actual del país?
Vivimos tiempos difíciles, si el Gobierno no sigue apoyando con el 40% al fondo de jubilación del magisterio, podría existir una crisis en el Seguro Social y sus pensiones estarían limitadas; espero que esto cambie y que todos unamos el hombro y nos sacrifiquemos; miro con mucha preocupación lo que está ocurriendo económicamente y socialmente por la avalancha migratoria.
¿Cuáles son sus expectativas para el futuro?
He mantenido conversaciones con el Departamento de Cultura, y el día 14 de febrero de este año, voy a realizar el lanzamiento de una obra mía y de otros autores, en el Centro Cívico, por las festividades de Cañar.
Señale algo que cree que debe cambiar en la ciudad
Hay muchas cosas que deben cambiarse en la ciudad, por ejemplo: tenemos muchos miradores naturales a la salida de la ciudad, en San Antonio, y se debería implementarlos y hacerlos con fines turísticos. Miradores donde existan cafeterías y toda la infraestructura turística, como en otras ciudades.
Un consejo para los políticos
Que no hagan una profesión de la política, sino que lo conviertan en un apostolado de servicio a favor de los ciudadanos, no pensando en las próximas elecciones, sino en el legado que van a dejar a sus hijos, familia y ciudadanos en general.
Un mensaje para los lectores de Heraldo del Cañar
Felicito a los personeros de la nueva administración del Semanario El Heraldo, que enfocan al periódico hacia nuevas perspectivas, nuevos puntos de vista, donde la sociedad puede conocer a gente que, de alguna manera, desde este pequeño rincón de nuestro hogar, estamos contribuyendo para engrandecer a la patria chica y a la patria grande, que es nuestro Ecuador. Aconsejo que nos dediquemos a la lectura, y a escribir para satisfacción propia. (JGM) (I)