17:29h. Sábado, 14 de diciembre de 2019

“Tengo que pagar renta, tengo gastos”: Vendedora ambulante en el intenso frío de N.Y.

A sus 72 años, Amanda tiene que enfrentarse al intenso frío para ganarse la vida en este puesto de comida improvisado, debajo de la escalera del tren 7, en Jackson Heights, donde vende palomitas y botellas de agua.
La inmigrante peruana dijo que utiliza tres pantalones, cuatro chompas, en el sector de Queens.
La inmigrante peruana dijo que utiliza tres pantalones, cuatro chompas, en el sector de Queens.
Aunque Amanda se cubre con varias capas de ropa, no es suficiente para los días en el que el mercurio baja drásticamente. “Tengo como 3 pantalones, 4 chompas...”, reveló.
Así se viste en días como este, cuando la temperatura mínima tan sólo llegó a los 21 grados... aunque el frío se sintió como si fuera de16 grados.
A pesar de las inclemencias del tiempo, este inmigrante peruana lleva 20 inviernos trabajando como vendedora ambulante.
Y ha pasado muchos días con temperaturas gélidas. Es tanto el frío que sus manos tienen cortaduras tras largas horas de trabajo en las que ha tenido que ingeniárselas para buscar refugio debajo de la escalera del tren.
“Yo vengo, yo me escondo ahí, señorita, tengo que pagar renta, tengo gastos... Así con mi pañolón... a veces me pongo este plástico y me abriga”, agregó Amanda.
Pero aún con las bajas temperaturas, hay varias otras vendedoras como ella.
Mary también trabaja a la intemperie, en un carrito de comida mexicana que por estar hecho de metal, siente más frío cuando la parrilla no está encendida.
Hasta el piso está hecho de metal, y sin tener un calentador siente el frío más fuerte.
“Nos morimos de frío. Nos congelamos acá. Aquí en el piso tenemos que poner cartón... en tiempos que está muy helado hasta el piso se pone hielo”, dijo Mary.
Este miércoles es el día más frío de los últimos ocho meses, la temperatura se puede comparar con un día de invierno. La temperatura máxima alcanzá los 34 grados.
Ayer el mercurio bajó 20 grados debido a una corriente polar proveniente del noroeste que ha afectado la gran manzana.
Y hasta los fruteros cubrieron sus productos para evitar que se congelaran y que se les dañe la mercancía.
La buena noticia es que durante los próximos días se espera que el mercurio vuelva a subir, a partir del jueves hasta el fin de semana. La temperatura máxima podría alcanzar entre 40 y 50 grados. (I)