17:29h. Sábado, 14 de diciembre de 2019

“Mama Jacoba, por fin tiene agua” Restablecen el servicio de agua para dos adultas mayores

En un ejercicio de solidaridad y ayuda humanitaria, desde un enfoque de restitución de derechos, técnicos del Centro Intercultural de la Familia y la Vida “Adulto Mayor de Suscal” consiguieron restablecer el servicio de agua para las adultas mayores Jacoba y Guadalupe Cela, de 75 y 72 años de edad, usuarias del indicado Centro de Atención al Adulto Mayor.
Superados ciertos problemas de índole familiar y con trabajo técnico, las dos ancianas disfrutan del servicio.
Superados ciertos problemas de índole familiar y con trabajo técnico, las dos ancianas disfrutan del servicio.
Las adultas que tiene una discapacidad congénita, carecían durante años del servicio de agua, debiendo saciar sus necesidades mediante la lluvia en invierno y en verano cargando botellas de agua desde Suscal, hasta su residencia ubicada en la comunidad de Samboloma, a unos 3 kilómetros de la cabecera cantonal.  
Según los técnicos del Centro Intercultural, Luis López y César Espinoza, el padecimiento de las hermanas Cela por la falta de agua obedecía a diferencias familiares con los dirigentes, ante lo cual los jóvenes profesionales actuaron, alcanzando remediar el conflicto que por más de 10 años las mantenía sin el servicio del líquido vital. 
Creemos que esta acción acorde con el trabajo que desempeñamos contribuye a evitar se vulnere los derechos de las ancianas, que a más de su avanzada edad tienen discapacidad severa, manifestó López, técnico terapista ocupacional del Centro. 
Restablecer el servicio de agua para las adultas mayores fue una tarea integradora, relata Espinoza y señala que tras 2 meses de gestión pudieron alcanzar su objetivo. La obra se financió por autogestión y la colaboración del equipo técnico que labora en el Centro, indicó. Añadió que el trabajo no ha sido únicamente de los dos sino, también de los demás compañeros que colaboraron en el tendido de la red y la rehabilitación del servicio de agua en los baños, cocina y fregaderos. 
Hubo también la colaboración desprendida de personas de buen corazón que hicieron posible la compra de todos los materiales necesarios, inclusive el medidor de agua, apuntó Espinoza. 
El trabajo que desempeñan los técnicos del Centro Intercultural de la Familia y la Vida “Adulto Mayor de Suscal” lo ejecutan desde un enfoque de no vulnerabilidad y restitución de sus derechos, reiteró López. (I)